Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Probando Foro
Lun Jun 20, 2011 11:51 am por Lucio Arryn

» Symon Lannister
Sáb Jun 18, 2011 5:28 pm por Symon Lannister

» Ser Drawlin Baratheon
Vie Jun 17, 2011 10:12 pm por Ser Drawlin Baratheon

» Daleninar Arena
Vie Jun 17, 2011 9:44 pm por Daleninar Arena

» Caminado Sobre la Nieve
Jue Jun 16, 2011 10:43 pm por Trady Stark

» Edwyd Tyrell
Jue Jun 16, 2011 8:13 pm por Edwyd Tyrell

» Arys Tarly
Mar Jun 14, 2011 6:49 pm por Arys Tarly

» Ser Orys Baratheon
Lun Jun 13, 2011 6:58 pm por Ser Orys Baratheon

» Tom el Orejón / Alain Tully
Lun Jun 13, 2011 3:28 pm por Alain Tully



Síguenos en Facebook
Afiliados




Las Órdenes Militares

Ir abajo

Las Órdenes Militares

Mensaje por Winter el Jue Mayo 19, 2011 6:17 pm

La Guardia de la Noche.
La Guardia de la Noche tiene una estructura claramente militar, aunque con importantes peculiaridades, muy especialmente el hecho que el servicio sea de por vida y que sea incompatible con la vida familiar y la posesión de tierras. En este sentido, tiene características de una orden monástico-militar, si bien en ella se aceptan seguidores de cualquier religión.

La Guardia está organizada en tres órdenes, cada una de las cuales asume una función específica, aunque todos los hermanos tienen una formación militar básica y deben ser capaces de luchar si es necesario. Estas órdenes son las siguientes:

* constructores: albañiles, carpinteros, mineros, leñadores… Sobre ellos recae especialmente la tarea de mantener el Muro, vigilando su estructura y encargándose de las continuas reparaciones que necesita.
* mayordomos: en esta orden se agrupan todas las tareas de mantenimiento de la Guardia, desde los criados de los oficiales superiores hasta los cocineros, pasando por los encargados de los cuervos, contables, caballerizos, marineros, comerciantes, cazadores, granjeros, sastres, herreros…
* exploradores: es la orden propiamente militar, encargada de la defensa del Muro y de cruzarlo para vigilar a los salvajes y mantenerlos alejados de los Siete Reinos.

Además de los hermanos integrados en las órdenes, cada fortaleza tiene un septon y un maestre, que también son miembros de la Guardia.

Cada una de las órdenes tiene en cada fortaleza un oficial superior, y cada fortaleza es regida por un Comandante. En la fortaleza de Castillo Negro se encuentran los oficiales superiores de su orden para el conjunto de la Guardia: el Primer Constructor, el Lord Mayordomo y el Capitán de los Exploradores. Por encima de todos ellos se sitúa el Lord Comandante de la Guardia de la Noche, la máxima autoridad de toda la jerarquía.

El Lord Comandante es elegido por votación entre todos los hermanos. Cualquier miembro de la Guardia puede presentarse como candidato y sale elegido si obtiene al menos dos tercios de los votos totales; mientras esto no ocurra, las votaciones se suceden a diario, llegando a repetirse unas 700 veces en una ocasión. En principio el voto es individual, pero un hermano puede votar por otro ausente, e incluso los Comandantes de las demás fortalezas pueden votar por la guarnición que no se ha desplazado hasta el lugar de votación. Puesto que la mayoría de los guardias no sabe leer y escribir, las votaciones se realizan con pequeños objetos (puntas de flecha, conchas, piedras, bellotas...), cada uno de los cuales representa a un candidato.


El ingreso en la Guardia se puede realizar de varias formas, yendo desde una decisión voluntaria hasta una condena, tanto para nobles como para plebeyos.

Así, puede ser un destino interesante para hijos segundones o bastardos de familias nobles, abocados a ser meros caballeros de sus hermanos mayores; la Guardia les ofrece la posibilidad de brillar por sus propios méritos, lejos de la estructura familiar. Pero es también un destino clásico para los enemigos del poder derrotados o caídos en desgracia o para deshacerse de parientes indeseados. Finalmente, existen casos en que hombres mayores deciden ingresar para acabar su vida en la Guardia, dejando sus tierras y bienes a sus hijos.

Pero no sólo de familias nobles se nutre la Guardia. En todo el conjunto de los Siete Reinos, los delincuentes comunes suelen ser puestos a disposición de los cuervos errantes como Yoren, que recorren los caminos reclutando hombres. De hecho, enviar a los delincuentes al Muro parece ser en sí misma una forma de justicia, siendo abundantes los ejemplos de hombres que deben elegir entre terribles castigos o ser enviados al Muro, o directamente “condenados al Muro”.

Finalmente, la Guardia se nutre también de voluntarios, muchos de ellos jóvenes huérfanos, convencidos por los cuervos errantes de una vida más segura en el Muro. Sea cual sea el origen y la razón por la cual un hombre llega al Muro, una vez que ha ingresado en la Guardia su pasado es perdonado y su ascenso depende de sus propios méritos.

Al llegar al Muro, los reclutas pasan por un periodo de entrenamiento, en el que reciben enseñanzas de combate pero también realizan todas las tareas usuales como cazar, reparar el Muro, etc. Durante este periodo de prueba los oficiales superiores juzgarán para cual de las distintas órdenes de la Guardia están más capacitados. Hay sin embargo que notar que los nobles que ingresan en la Guardia con una formación militar previa no parecen pasar por esta fase. En todo caso, una vez que el recluta es considerado adecuado para la Guardia, será asignado a una de las tres órdenes y al ponerse el sol pronunciará el juramento. Es la última oportunidad para negarse a ingresar en la Guardia.

Una vez pasado el periodo de adiestramiento y adjudicado a una orden, llega el momento decisivo en la vida de un hermano de la Guardia, el juramento. A partir de ese momento, olvidado su pasado, quedará ligado de por vida a la defensa del Muro.

Al ponerse el sol, mientras cae la noche y ante el superior de su orden, el recluta pronuncia el juramento de rodillas ante sus dioses:

“Escuchad mis palabras, sed testigos de mi juramento. La noche se avecina, ahora empieza mi guardia. No terminará hasta el día de mi muerte. No tomaré esposa, no poseeré tierras, no engendraré hijos. No llevaré corona, no alcanzaré la gloria. Viviré y moriré en mi puesto. Soy la espada en la oscuridad. Soy el vigilante del muro. Soy el fuego que arde contra el frío, la luz que trae el amanecer, el cuerno que despierta a los durmientes, el escudo que defiende los reinos de los hombres. Entrego mi vida y mi honor a la Guardia de la Noche, durante esta noche y todas las que estén por venir.”
Cuando se levanta, es ya para siempre un Hermano Juramentado. La pena por desertar de la Guardia es la muerte en cualquier lugar de los Siete Reinos.

En tiempos de paz la vida en la Guardia es bastante tranquila. Cada hermano cumple con su función dentro de su orden y tiene asegurado techo y comida, e incluso algo más, ya que los pueblos cercanos al Muro suelen tener un buen prostíbulo cuyos principales clientes son los guardias, una práctica tolerada por los oficiales superiores.

La principal tarea diaria es la vigilancia desde lo alto del Muro. Los hombres anuncian con un toque de cuerno el regreso de las partidas de exploradores que han cruzado al norte y con dos toques el avistamiento de salvajes. El tercer aviso, tres toques de cuerno advirtiendo de la llegado de los Otros, lleva miles de años sin oírse.

No existen ceremonias o rituales específicamente ligados a la vida diaria en la Guardia de la Noche, salvo la obligación de vestir siempre de negro de pies a cabeza, lo que les ha valido el nombre de hermanos negros o cuervos negros. También el emblema de la Guardia de la Noche es enteramente negro.

Por Maestre Miruvor.


avatar
Winter
Administracion
Administracion

Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 26/03/2011

Ver perfil de usuario http://winteriscoming.forosweb.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Órdenes Militares

Mensaje por Winter el Jue Mayo 19, 2011 6:19 pm

La Guardia Real.
La Guardia Real es un pequeño y exclusivo cuerpo militar cuya misión es proteger al rey y a su familia. Su nombre oficial es el de Hermanos Juramentados de la Espada Blanca, abreviado en Espadas Blancas, y está formada por caballeros elegidos por el rey, uno de los cuales, el Lord Comandante, ostenta el mando. El número de miembros es altamente simbólico, ya que son siete, como los Siete Dioses de la Fe.

Su creación se remonta a los reinados de los primeros reyes Targaryen (tenemos constancia de su existencia bajo el reinado de Viserys I, puesto que participan en la guerra para sucederle, la llamada Danza de los Dragones), y probablemente al reinado del propio Aegon I. No hay datos sobre la existencia de cuerpos equivalentes en los Siete Reinos anteriores a la conquista.

Los miembros de la Guardia Real tienen la reputación de ser los mejores caballeros del reino, y como tales son admirados por el pueblo, especialmente cuando muestran sus habilidades en los torneos. Sin embargo, las funciones de la Guardia Real van más allá del simple concepto de protección, aunque sólo sea por su cercanía al rey, que les hace conocedores de muchos secretos; de hecho, los guardias reales son también utilizados para realizar misiones delicadas en nombre del rey. Esta implicación en la política del reino se pone claramente de manifiesto en el caso del Lord Comandante, que no es únicamente el mando de la Guardia, sino que es también miembro de pleno derecho del Consejo privado del rey.

Marcando aún más la idea de la unión entre la Guardia Real y el rey, el servicio es de por vida, hasta que el guardia muera, e implica la renuncia a casarse y a poseer tierras. Cuando se produce una vacante, el rey elige personalmente a un caballero para entrar en la Guardia Real. No sabemos si el caballero se puede negar, aunque parece que la elección implica un tanteo previo entre ambas partes. En todo caso, el nuevo guardia jura defender al rey ante un septon, recibiendo el distintivo de su puesto, una capa blanca como la nieve. A partir de ese momento queda al servicio del rey, viviendo con sus hermanos juramentados en la Torre de la Espada Blanca de la Fortaleza Roja. En consonancia con la asociación ya indicada entre la Guardia Real y la Fe, todos los guardias (salvo la notoria excepción de Sandor Clegane) han ostentado el título de Ser.

Los guardias reales suelen vestir enteramente de blanco, aunque en ocasiones pueden llevar armaduras de otros colores. En todo caso, siempre lucen la capa de lana blanca, que suelen cerrar con un broche con el emblema de su Casa de nacimiento, y el escudo, también blanco.


Tal como vemos en los libros, en situación normal las funciones de un guardia real consisten básicamente en hacer guardia ante el Torreón de Maegor, donde reside la familia real, o directamente en el lugar donde esté el rey. Si el rey viaja, lo usual es que vaya acompañado por al menos dos guardias reales, aunque estos también pueden desplazarse para acompañar a familiares del rey. En todo caso, el rey siempre debe estar acompañado por un guardia real, y en las ocasiones en que se reúnen los siete, aquellos que están de guardia en ese momento deben garantizar que hay caballeros de confianza protegiendo al rey.

Los guardias reales viven en la Torre de la Espada Blanca, pegada a la muralla de la Fortaleza Roja. En los pisos inferiores se encuentran la sala de armas, la sala de reuniones o Sala Circular y seis sencillas celdas para los guardias, mientras que el piso superior corresponde a las dependencias del Lord Comandante, más amplias y confortables. La Sala Circular es el símbolo de la Guardia, redonda, de paredes de piedra blanca, tapices de lana blanca y una mesa blanca; sobre la chimenea hay un escudo blanco con dos espadas cruzadas; la mesa es de arciano, tallada en forma de escudo y reposa sobre tres corceles blancos. El Lord Comandante se sienta en la cabecera del escudo, en una silla de roble negro con cojines de cuero blanqueado, con tres hermanos a cada lado.

La historia de la Guardia Real está recogida en El Libro de los Hermanos, conocido como Libro Blanco, un libro de sesenta centímetros de altura y cuarenta y cinco de ancho, con mil páginas de excelente pergamino blanco y tapas de cuero blanco con goznes y cierres de oro. Cada página resume la vida de un guardia real, desde su nacimiento hasta su muerte, en anotaciones realizadas por los sucesivos Lord Comandantes; en la esquina superior izquierda aparece el escudo de la Casa de origen, mientras que en la esquina inferior derecha cada página presenta el blanco escudo de la Guardia Real, en iluminaciones realizadas por septones enviados desde el Gran Sept de Baelor.

Por Maestre Miruvor.


avatar
Winter
Administracion
Administracion

Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 26/03/2011

Ver perfil de usuario http://winteriscoming.forosweb.net

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.